5 nov. 2013

Roncesvalles Zubiri 2013 y lecciones aprendidas. Esperemos...


La Roncesvalles Zubiri 2013 se corrió el pasado 6 de Octubre. Allí reventé. Hasta entonces mi temporada había sido más que correcta, con mi cuerpo aguantando cada esfuerzo pedido. Corrió más y mejor que nunca, completando ultra tras ultra...hasta que a 2k de Zubiri explotó. 

Asi pues, como penitencia por la bobada cometida, dejo algunas lecciones (aprendidas o no, ya veremos) sobre como llegué hasta ahí y lo penoso de salir del hoyo una vez dentro.  

Cabezones en la meta de Zubiri: Uno ante la cámara, el otro tras ella :) 
 ______________


RONCESVALLES ZUBIRI. Crónica de un reventón anunciado


"¡Voy mejor que nunca! Ya estamos en la bajada final del Puerto de Erro a la meta de Zubiri. Venga, a saco. Si aguanto estos últimos 2k a este ritmo, me fundo por primera vez esta media maratón de monte en 1h40. Vamos....¡¡¡AYYYY!!! " 

La gráfica del pulsómetro, perfecto chivato del momento "crack" y el arrastre final a meta

Un pinchazo súbito en la trasera del muslo derecho me clavó en seco en pleno descenso. Paré y me eché a un lado maldiciendo, mientras uno tras otro me pasaban como balas los compañeros que acababa de rebasar unos metros antes. Unos minutos de masaje y pequeños pasitos despues ya vi que no era rotura pero sí daño importante.

Aún pude llegar por mis propios medios a meta, corriandando. En esos 2k finales, fueron unos 200 compañeros los que me pasaron fulminantes, mientras yo maldecía de la bobada cometida por no saber parar a tiempo. Un mes despues, aún lo estoy pagando. Y lo que me queda... :) 


Llegada a duras penas a Zubiri, una meta de más.  Foto: Gorka Rípodas. 
__________________

DE MARIPOSA A GUSANO: LA CONTRAMETAMORFORSIS. 

La temporada 2013 arrancó con la primera carrera el 13 de Enero dando una alegría inesperada. La tradicional visita a los 10k del Trofeo Paris con Los Paquetes salía esta vez en 40m45s. Marca personal, tras casi dos años sin hacer ninguna carrera urbana y sin  haber hecho otra cosa que correr por los montes de Cercedilla en invierno. Era un buen augurio.

Y la cosa fue a más. Con algunas carreras "cortas" entre medias, como el Trail del Serrucho o el Cross Cebreros, fueron llegando las primera ultras de primavera y mi cuerpo sacaba jugo a los palizones absorbidos corriendo por la nieve durante el invierno. El 2 de Marzo la Transgrancanaria de 123k salió estupenda, compartida con Jaime y Manuel en 22h11m. 

Meta Transgrancanaria 2013 con Manuel Lobelle. Contentos, cansados. 

Hasta aquí la cosa era razonable, con cargas y descargas en proporción sensata. Como consecuencia, mi rendimiento iba a más y me encontraba perfecto. Un par de meses despues, en Mayo, llegó el primer arreón ilógico, asaltando del tirón dos pruebas de la Copa del Mundo de Skyrunning: los 83k de Transvulcania primero y dos semanas despues, los 42k de la Zegama

El día 11 corrí la Transvulcania, que fue tambien compartida en gran parte con Jaime. Salió bien, en 11h54m. Hice el 250º de 1.400 dorsales, incluido el pelotón de cracks del mundial. Buenas sensaciones, gran ambiente y a recuperar rápido rápido que se viene otra bicha. 

Transvulcania 2013: llegando con Jaime al techo de carrera, 2.400 metros.
El  26 de Mayo tomaba la salida de mi primera Zegama Aizkorri, con los pelos de punta por el aurresku ceremonial, junto a 500 dorsales. Zegama es la carrera de montaña con mayor nivel competitivo del mundo, sin duda: Este año, casi 100 de mis compañeros bajaron de 5h en la meta de este duro maratón alpino. ¡Increíble! 

Sabiendo como iba, salí en el furgón de cola, pasando el 410º por el primer control. Despues, fui remontando algo hasta cruzar meta el 323º en 6h38m. El cuerpo aguantó, pero ya dejó aquí un primer aviso que no supe escuchar, pues del tramo de crestería caliza del Aizkorri en adelante fue un calvario de calambres musculares por sobrecarga que hube de lidiar hasta meta. 


Tras ese primer aviso me porté bien y eché cuatro semanas relajadas hasta el 28 de Junio, donde tomé la salida del Gran Trail Peñalara. En esta ocasión, ser racional tuvo premio: Llegué bien de fuerzas y salud, por lo que la carrera de 110km salió estupenda, rebajando mi marca del 2010 unas 2h30 hasta cruzar meta el 47º de 450 dorsales en 19h22. 

Para celebrar que habíamos hecho algo bien, decidí hacer una tontería a lo grande:  Apenas dos semanas tras completar GTP, aun con dolores por todo, marché el 14 de Julio con los tambien geteperos Gabi y Julián a correr el muy violento K30 de Peñalara. Yo me ví mal y frené un poco en carrera, ellos se vieron mejor y empujaron. ¿Resultado? Fui el unico de los tres que se libró ese día de quedar KO para un  mes. Era el segundo aviso, pero el tiempo demostraría que no aprendí la lección.

Reunión de parraos en la meta del K30 Peñalara. 

Nuevo relajo de tres semanas y en Agosto tocaba afinar el punto para la Ultra Trail Mont Blanc que llegaba el día 30. Salida, carrera y meta completados en 38h41m para llegar el 615º de 2.500 dorsales. Lo peor fue el no recuperar tras la carrera y pasar la semana siguiente del coche a la silla, siguiendo la carrera del Tor des Geants y contándola en vivo desde cada base de vida. Llegamos al fin a casa el 15 de Septiembre, tras conducir más de 4.000km en tres semanas, la mitad por carreterillas alpinas. Bufff. 

Tras un nuevo viaje de 600k por carretera, el 21 de Septiembre tomaba la salida de la Ultra Cavalls del Vent, con el cuerpo tostado por las secuelas de carrera UTMB y seguimiento Tor des Geants. Aún así, el cuerpo me dió más de lo que merecía. Cierto, en cuanto la pendiente pasaba del 15% en subida o en bajada se me acalambraba todo, porque no había recuperado las fuerzas. Pero tirando de palos y dosificando pude seguir dale que dale hasta meta en una carrera que me permitió vivir desde dentro este macizo del Cadí por primera vez, correteando sobre más de 100km durante 18h14m.

Pasando el techo carrera en Cavalls, Niu de l´Aliga a 2.500m alt. 


Mirando atrás, mientras llegaba a la Zubiri unas semanas despues, ya sabía que había forzado dos veces de forma exagerada este año, pero con un objetivo lógico detrás: Tanto Zegama como Cavalls son grandes carreras que nunca antes pude disputar.
De ahí que una vez surgida la oportunidad de ir, no quisiera renunciar a ellas. Las manejé, dentro del cómo llegaba, relativamente bien. Mi cuerpo respondió saliendo ileso y con rendimientos correctos en ambas carreras. Jugadas al límite, sí, pero bien jugadas creo. 

La siguiente vez que pedí un esfuerzo extra más al cuerpo, jugando a la ruleta rusa, ya no funcionó. Y fue porque hubo un error clarísimo: Aunque salí de Roncesvalles con el cuerpo sin recuperar del todo de los efectos combinados de UTMB y Cavalls, el error no fue tomar la salida en si, pienso.

Roncesvalles Zubiri 2013: Línea de salida. 


Me da que la gran equivocación fue el imponerme un esfuerzo violento, empujando a más de 170 latidos durante esos 21,5k que forman la carrera. De salida fue bien la cosa: Pasamos los primeros 10k en un minuto menos que nunca antes. Pero al fin, ya casi a la vista de meta, se disparó la bala que tan estúpidamente había ido buscando en el tambor. ¡Baammm!

Como consecuencia llevo ya cuatro semanas de salidas a ritmos muy, muy tranquilos. Un par de visitas al fisio y por supuesto nada de carreras. Así, las ganas de correr otro Cross de Cuerda Larga o de repetir en el Desafío Cantabria me las tuve que comer y dedicarme a fotear y animar la aventura de los demás en ambas pruebas. Que tambien tiene su gracia, no se crean...

En Ullances, el 54k del Desafío Cantabria, al otro lado del dorsal. 

Pese a no padecer ninguna lesión concreta, ha pasado ya un mes de aquella melonada en Zubiri y las distintas sobrecargas acumuladas por todo el cuerpo aún siguen saliendo a flote. Apenas he ganado un par de kilos, pero siempre corro con gran sensación de pesadez, no tiro lo más mínimo en las cuestas y como empuje en serio al bajar se me vienen abajo los cuádríceps. 

MORALEJA:  Si uno se empeña de verdad, a base de no saber parar es posible (más bien probable) que logremos transformar cualquier mariposa que flota arriba y abajo de las crestas en un gusano que se arrastra a duras penas por las mismas. O peor aún,  mutar incluso a capullo que se ve obligado a contemplarlas de lejos, enganchado al sillón. Doy fe. :) :)




Solo espero encontrar la salida en algún momento para volver a "flotar" sobre la peñas y entonces no olvidar estas  lecciones. ¿Lo lograré? Lo primero, creo que sí, aunque aún va para largo. Lo segundo, cuanto me temo que será mucho más difícil. 

___________________________________


MAS SOBRE ENTRENAMIENTO Y MATERIAL DE TRAIL
Más sobre entrenamiento trail: Entrevistas corredores referencia, técnicas..

 Sección completa Carrerasdemontana.com sobre material de trail running.

 Tienda online material para trail y montaña, ofertas especiales aquí

_________________________
  Info redactada por Mayayo Oxígeno para blog personal Mayayo

9 comentarios:

Halfon Hernandez dijo...

Cuanto nos cuesta aprender!!!

mayayo oxigeno dijo...

Si es que alguna vez llegamos al fin de verdad q hacerlo (sic)

mayayo oxigeno dijo...

Si es que alguna vez llegamos al fin de verdad q hacerlo (sic)

yoku dijo...

Sergio, no pienso echarte la charla. Ya lo has hecho tú. Simplemente leer todo lo que has hecho este año ya pone los pelos de punta. Lo realmente sorprendente es que no tengas lesiones más graves. Eso dice mucho de la buena disposición de tus fibras musculares. Piensa también que ya no eres un crío y que con la edad se tarda más en recuperar el organismo tras las tundas. El descanso te repara, bien lo sabes. Puedes, o seguir hasta que te rompas de verdad y te pases un año rumiando en casa mirando por la ventana tus queridas montañas, o planificar con un poco de sensatez la laaaaarga temporada a la que te sometes y poder seguir disfrutando durante décadas.

Up to you, indeed.

mayayo oxigeno dijo...

I stand chastised, brother Yoku. Y si, y vale. Que tienes más razon que el Santo Francisco de quien tomas el nombre. Pero luego llega el calendario y las ves como te miran a los ojos, y... :)

yonhey dijo...

Pienso que el problema no es tanto lo que te has metido este año, una megabarbaridad en cualquier caso, sino los ritmos a lo que lo has hecho.
Aprender????? no es fácil, pero has de hacerlo, para eso están los errores.
Saludos y que te recuperes pronto.

mayayo oxigeno dijo...

Saludos, Yonhey, oh máquina de completar carreras un finde sí y otro tambien :)

Todita la razón te doy: El problema no es tanto los kilómetros de senderos que uno se meta como el ritmo al que apuesta por hacerlo. Si hubiera salido en la Zubiri simplemente a por 1h48 en vez de 1h40 estoy seguro que hubiera acabado bien y luego hubiera podido ir sano y fuerte a por Cuerda Larga o Cantabria.

Por tirar demasiado en la una, me perdí las otras dos..y lo que aun me queda. Mea culpa, mea grandísima culpa ;)

Abel de Frutos dijo...

Ya te lo has/han dicho todo, incredible la temporada que te has marcado, estoy con Yonhey, no creo que el problema sean los kms, si no la tunda que te has dado en ellos, igual en alguna de esas deberías salir tranquilamente a disfrutar del paisaje ;) Aunque claro, el efecto dorsal es lo que tiene...

mayayo oxigeno dijo...

Ahhhh verdades como puños las tuyas Abel. Hombre, alguna carrera.si supe tomarla en plan disfruton y me libre.del.craxk. pero lo de zubiri... ay, con lo facil q se ve a toro pasado el error! Ahi si, padeci de efecto dorsal agudo :)

Temas afines:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
http://mayayo.blogspot.com/kgkki5g.html