5 sept. 2014

Alpes Suizos: Crónica personal Swiss Iron Trail. 147k de alta montaña por los Grisones, a rematar en 2015.


Las carreras de montaña de dos noches son diferentes: A mí  me aburre el dorsal cuando ya no puedo correr y solo puedo avanzar andando. Pasar de 30h en carrera me exige por tanto una motivación especial. Pero el mundillo del ultra trail es tan apasionante que nos vemos afrontando una tras otra,  sin parar a pensar despacio la nueva aventura que afrontamos.

Al menos, eso me pasó a mí con la carrera de "La Cabra y el Mammut". Magnífica y durísima Swiss Iron Trail con base en Davos. Crónica personal de mi experiencia. Hubiera sido mi 26ª ulta trail completada, la quinta en el 2014. No se logró. Abandoné en el km86 tras 19h de carrera, pese a marchar entero y en el top15 (de 70 dorsales, conste) Fracaso a remediar en 2015, corriendo más y mejor, no? :)


Los Alpes Grisones, un territorio de alta montaña maravilloso.  Foto: Robert Boesch. 

________________________

.
PREVIO CARRERA

El previo de carrera fue una delicia en sí mismo, como siempre que gracias a las carreras puede uno descubrir nuevas montañas y a sus gentes. Conozo ya bien el Valais suizo por donde transitan tanto la Ultra Trail Mont Blanc como la Mattehorn Ultraks, pero los Grisones eran nuevos para mí. 
Cantón alemán dentro de la confederación, en todos los sentidos: Pueblos limpios y bien cuidados, comunicaciones fiables y gentes tan correctas como reservadas. 

Eso sí, este año estamos de suerte. Los suizos nos cuentan que este verano 2014 es el más lluvioso y frío en 60 años ¡bien! Además, en la víspera de carrera llueve torrencialmente, tanto como en un Mes de agosto entero habitual. Desprendimientos de tierras y cortes de trenes son la consecuencia para los civiles, pero la organización dice que tranquilos, que no hace falta cambiar nada del trazado de nuestras carreras. Aunque, eso sí, insisten en que nos llevemos MUCHA ropa de abrigo y que tendremos "algo" de barro por el camino. Ahhh...la aventura del ultra trail :) 

Panorámica  Davos bajo las montañas. Agosto 2014 en Suiza: Lluvia, niebla y frío. 


El evento contsta de cinco carreras: T21-T41-T81-T141-T201 con la gran marca suiza de montaña como patrocinador principal, muy implicado en la prueba.  Allá que fuimos, esta vez como reportero-corredor, para contar la carrera por dentro y por fuera El equipo de Mammut, con gente como Harald o Silvia, que estuvo en todo momento volcado en hacernos la estancia más facil a todos. Que además, nuestro contacto de relaciones públicas para la prensa fuera Alessandra, hija de asturianos...ayudó, que duda cabe :) 

Si además, una vez en Davos vemos que no hay agobios, que correremos cosa de 100-500 por carrera y que entre estos hay varios amigos como son Eugeni Roselló, Lluis Campdepedrós y Fernando González, pues mejor que mejor. Los planes son sencillos: Ellos tres salen primero, marcharán todos a la T201. 

Con Lluis y Eugeni en la salida de su T201
Doce horas despues, yo dejaré la libreta para tomar la salida de la T141. Una vez acabe la mía Memphis tomaré el relevo informativo a Memphis que podrá así correr la T21.  Sobre el papel, todo encaja para los cinco. Y es que, los planes lo resisten todo, no hay duda.

Según lo previsto, tras cubrir la salida de la T201 en Davos estuvimos pendientes de ellos  en carrera, retransmitiendola en vivo por web y medios sociales (@moxigeno, facebook/Carrerasdemontanacom) Por momentos las noticias eran excelentes: Eugeni marchaba en cabeza, Lluis y Fer avanzaban a buen ritmo... Incluso pude irme ya al pueblo de salida de mi carrera, que era a su vez el KM60 de la T201, para chaarlar y animar a Eugeni a su paso. Poco sabía yo que de allí en adelante todo serían cruces para mis tres compañeros de la carrera larga. 

Fernando en los primeros compases de la carrera.

Curiosamente, tanto en la T201 que disputan ellos tres, como en mi carrera de T141 hay dos diplomas diferentes por paso de parciales, al estilo del Tor des Geants: En mi carrera, se entrega el diploma  habitual en Davos al completar todo el circuito. Pero hay tambien otro diploma previo, para cada corredor que logre llegar al km81 en Samedan. Luego entendería el porqué...

____________________


MI CARRERA EN LA T141.  (147k/D+8200m)

Se acerca la medianoche en Samedan, me toca salir a mí. Cierro la libreta digital de reportero y mal que bien trato de reconvertirme a modo "ultrero" volviendo al placer de correr, sin más.  Pero no lo hago muy bien...aunque Samedan es un pueblico de apenas 2.000 habitantes, nos volvemos locos para encontrar una salida que no está señalizada. Hace frío y tampoco se ve un alma por las calles. Al fin, llegamos a un polideportivo. Afuera está la pancarta de salida, sí, pero....faltan 10 minutos para arrancar y aquí no hay nadie ¿?

Al fin, el "speaker" parapetado en una cabina, nos resuelve el misterio: Están todos metidos en el polideportivo, que aquí hace frío y no hay que agobiarse. Cuando falten menos de cinco minutos ya aparecerán bajo la pancarta todos, nos dice. Alemanes....




En la salida, milagrosamente encontrada apenas 10min antes del disparo :)


Repaso mis planes en los minutos pre-salida: Al apuntarme asumí que el terreno aquí serñia al estilo del trazado GTP110k/D+5000m que vení de completar en 19h justas. Mi otra referencia fueron los 168k/D+9800m del UTMB hace un año hice 38h, Asi pues, para estos 147k/D+8200m tenía previstas unas 30h....ERROR! 

Al no haber entrenado antes por la zona jamás, desconocía el terreno a pisar. No es solo la longitud y los desniveles, tambien el tipo de piso sobre el que avanzamos marca cada carrera. Los magníficos y anchos senderos de tierra negra compactada del Mont Blanc facilitan el trote rápido a menudo. Las pistas forestales que incluye el GTP tambien ayudan a robarle tiempo al crono. Nada de eso hay en la Swiss Iron Trail que busca siempre, siempre, senderos estrechos de pura montaña. Si además, dada la meteo, cada metro del recorrido está bien inundado o bien cubierto de barro pues la cosa aun se hace más compleja.  



En fin, en la primera trepada nada más salir de Samedan el pelotón revienta ya en mil pedazos y cada uno empieza a hacer carrera solo.  El ritmo de carrera es mucho más lento de lo habitual en estas longitudes y desniveles, debido a lo delicado del terreno,. No es que sea especialmente técnico, pero si que es un trazado fatigoso de avanzar. Pronto me doy cuenta que hoy la meta me va salir tan cara como en Chamonix hace un año, pero además con una meteo que sigue castigando. 

 ¿La culpa? Mía. Ir a por una ultra trail de dos noches debe siempre, siempre ir precedido de un estudio a fondo del terreno, tanto como del material y estrategia a aplicar. Pero, una vez asumido todo esto, nos ponemos al lío. Si de salida todos iban más rápido que yo y me quedé en el tercio final del pelotón, pronto empiezo a pasar a otros compañeros que bien en las grandes trepadas o en la bajadas, todas muy delicadas por el barro, van aflojando ritmo. 




 En el primer avitu salgo tras una pareja local con quienes compartiré cada paso por control en los siguientes 60km. Se trata de Bjorn y su compañero. Bjorn al final tardará 38h y cruzará meta más que contento como 9º de la general masculino. Fue una carrera dura, sí. 

La noche es feroz para todos:  Frío, a ratos llueve, pega el viento...nos esperan hasta cinco puertos de 2.700 metros en carrera y en un par de ellos nos nevará incluso.  Nada que exija crampón ni similar, pero todo suma para ir desgastando, por mucho que te arropes. A mi alrededor, los compañeros están cada vez más espaciados, corremos cada uno solo por las montañas. El ambiente es así algo surrealista, mágico, con solo alguna luz a lo lejos rompiendo la noche. Me gusta.



A cambio, aunque los avituallamientos y apoyos intermedios son muy escasos para lo lento que se progresa, cada vez que al fin llegas a a uno estás en la gloria: Sitios amplios, cómodos, comida y bebida caliente, hasta barritas energéticas para coger y llevar contigo si quieres.  En lo menos bueno, el balizaje que aunque sólido en general tiene inexplicables agujeros. Algunos compañeros se arriesgan y se pierden. 

Por mi lado, ante cada duda me paro en seco. No conozco el terreno y aunque todos llevamos los mapas de carrera como material obligatorio y un gps de seguimiento por seguridad, yo prefiero esperar a que llegue algun compañero. Así, con suerte, acabamos encontrando entre todos la traza. Me ocurre así un par de veces durante la noche, pero no me llevan más de 10min resolver cada una. Tuve suerte, quien se pierde aquí puede acabar echando muchas horas extra, solo por bajar por el valle vecino en vez del previsto. 



Al fin amanace y puedo disfrutar con más facilidad de los paisajes que me rodean. Vuelve a llover. De nuevo cambio el cortavientos de La Sporitva por el goretex de Haglofs, mas potente. Las mallas de Hoko, mientras, siguen impecables, cómodas tanto en la nieve de 2.700m de altura como en los pocos ratos de sol que nos endulzan el paso por algún valle. Seré uno de los pocos ultreros hoy en Davos que no necesite tirar del pantalón de agua para protegerse...excepto durante un cuarto de hora de bestial granizada, que me castigó más adelante. 

Por fin, tras bordear un lago llego a uno de los avituallamientos clave de la carrera, en Maloja tras cerca de 50k en carrera. Muchos abandonos aquí de la gente del T201.Veo a la campeona 2013 aquí parada, con la mirada perdida. Mientras cojo mi plato de pasta me saluda Lluis. Parece que el tambien ha optado por no seguir. Me comenta que el tambien lo deja y que Eugeni se vió forzado al abandono poco despues de que yo le viera, le falló la rodilla que traía tocada. Un abrazo, muchos ánimos y vuelta al tajo para mi. Ya solo queda Fernando en carrera del trío 201, pienso. 


Con la llegada del día se disfrutan  más los magníficos paisajes de alta montaña que recorremos. A cambio, las horas de carrera trastabillando en el barro se están cobrando un precio muy caro. Hoy en los ultras duros el pelotón está ya muy curtido. Así, en el km 100 del GTP o en el 120 del UTMB es normal ver compañeros que te pasan rodando como centellas, con piernas y voluntad aún a pleno rendimiento. Sin embargo, hoy aquí en Davos nadie me pasa corriendo. Sí, en trepadas siempre me pasa Bjorn y su amigo. Pero en las bajadas recupero y al final acabamos saliendo juntos del siguiente avitu. 

Sigue y sigue la carrera: Valles, puertos y pueblos. Pocos, muy pocos voluntarios, pero cada uno de ellos amable y entregado. Los avitus siguen estando a varias horas entre sí, pero tambien andan bien surtidos. Al fin, camino de Alp Flix, en el 70k, se me viene el infierno encima. En mitad de un llano sin refugio posible se desata una granizada feroz. Bufffff.....no queda otra, arrebujarse en la chaqueta, ajustar la capucha y dale que dale, a lo lejos se ve una caseta. 
Al llegar, Aleluya!! La caseta resulta ser un bar y allí en la puerta empapándose para recibirme están Memphis, Harald, Silvia, Alessandra...y Fernando. ¡Oops! Hablamos, me cuenta que el tobillo no le permite seguir, tendrá que dejarlo aqui mismo. Es el ultra trail: Cuarenta factores en juego y el fallo de uno solo nos deja fuera. Por un momento dudo yo tambien, la que está caynedo afuera es brutal y de aquí al sigjuiente avitu serio son 20k. 

Pero bueno, a esto hemos venido. Me pongo el traje completo de astronauta en el bar, mientras los parroquianos, pegados a sus tés, cafés o cervezas, me miran con  una mezcla de misericordia e incomprensión. Al salir me entero por Memphis que voy en el top15. ¡Manda h.....! Lo último que me esperaba, visto lo curtido del pelotón y el ser casi todos gente de la tierra. Animado por esto, le doy un abrazo a Fernando y me tiro a la piscina que hay fuera, literalmente. 



Los siguientes 20k me traen solo una alegría. En uno de los tramos paso a un corredor de la T201, Charlamos, es de Hamburgo y está muy curtido en estas lides. Coge mi rueda y ya juntos tiramos un buen rato por lo más escarpado en subida/bajada. Cuando llegamos de nuevo a zona de valle se queda en un avitu, tranquilo echando una sopa. Su carrera es muy, muy larga, Nos despedimos con un Hasta pronto. 

Sigo camino en un largo, largo, descenso donde paso muchos corredores de la T201 y alguno más de la mía. A ratos voy corriendo, a ratos andando. Y continuamente echanco cálculos en mi cabeza: Voy a llegar a Savognin en el 86k de carrera tras casi 19h. Me quedan otros 61k a meta. O sea...que me voy a ir a 35-38h hoy, nada de esas 30h de mi plan inicial. Para mi, hay una enorme diferencia entre las carreras de una noche y las de dos. 

Puedo ir bien hasta las 28-30h, nunca lo he dejado en esos casos sino por lesión o enfermedad. Ahora bien, de 30h en adelante la cosa me desborada a menudo: Hipotermias, bajones mentales y demás. Hoyt en esta Swiss Iron Trail, será un caso más. Aterrizo en Savognin por fin, reagrupado de nuevo con mi compañero de Hamburgo y saludando una vez más a Bjorn al entrar. Mi ritmo sigue siendo bueno y sigo en el top15. Pero ya no estoy para correr y la idea de seguir 15 o20h más andando dale que dale para cruzar meta, no me llama. 

Ahora pago el haberme apuntado a esta prueba sobre la marcha. Si, como en el UTMb del 2013, hubiera estado soñando con ella un año, mentalizándome, cargando el tanque de ilusión...ahora podría tirar de esas reservas y superar este momento "Forrest Gump". No fue así, me subí a este tren en marcha hace unas semanas y el trabajo no me dejó siquiera repasar el perfil y la estrategia a seguir hasta dos días antes. Sin ganas de seguir, acepto los animos de la familia alemana que a la vez que despiden a su heroe, me ayudan a entregar mi dorsal y me llevan de vuelta, derrotado, a Davos. 

CONCLUSIÓN: Al final la única del equipo que acabó carrera en Swiss Iron Trail 2014 fue Memphis, que al día siguiente cruzaba meta sonriente en la T21. Pero francamente, creo que el evento está condenado al éxito. Por su variedad de carreras. Por lo duro y hermoso del trazado. Por tener aún un tamaño que permite la aventura personal en la montaña. Los 201k son quizá la mejor preparación posible para Tor des Geants. Los T141 son una soberbia alternativa al UTMB: Te exigirán las mismas horas...para las vivirás corriendo casi solo por unas montañas salvajes, no atosigado en un pelotón de 3.000 dorsales. 



En mi caso, como espero sea igual para mis compañeros allí, me encantaría volver a terminar de recorrer los km que me faltan. Y ahora sí, hacerlo con los tanques llenos de ilusión para ver si puedo superar una vez más la aventura de dos noches en carrera, yendome a las 35-38h. ¡Nos vemos en Davos el año que viene!

(programado para durar 50h, pierde un 5-10% de km recorridos) 


________________________


RESULTADOS COMPLETOS T201 Y T141

_______________________

.

MÁS INFO DE CARRERAS MONTAÑA 2014 Y MATERIAL TRAIL RUNNING
________________________________________
Info redactada por Mayayo Oxígeno para Blog personal Mayayo

No hay comentarios:

Temas afines:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
http://mayayo.blogspot.com/kgkki5g.html