6 dic. 2015

¡VIVA VENEZUELA! Del Orinoco a los Andes.

Este fin de semana Venezuela parece asomarse de nuevo al abismo. Y a mí, no deja de producirme tristeza la fractura de hoy con aquel maravilloso país con el que, por razones de mi trabajo para la casa Ron Cacique, tuve ocasión de trabajar a diario y visitar a menudo durante casi siete años, del Orinoco a los Andes.

En la cima del Bolívar (5.007m): Compartida con Juanito Oiarzábal, Antxon Arza y más compañeros.  

 ___________________

.
VENEZUELA, DEL ORINOCO A LOS ANDES. 

Durante aquellos siete años de relación diaria, pude ir conociendo paso a paso a sus gentes, con quienes trabajaba compartiendo afanes. Tambien sus tierras, que pude pisar en varias ocasiones: De Caracas al estado de Lara, de Mérida a los Tepuys de la Gran Sabana.  Maravillosos recuerdos.

 En lo profesional, porque juntos logramos mucho: Logramos que aquella modesta botella de ron, poco o nada conocida a este lado del charco en los primeros años 90, más allá del País Vasco, pasara a saborearse por toda la península. Logramos que se apreciara así el valor de un ron añejo tanto o más que el de los por entonces todopoderosos whiskies escoceses.

Bien lo merecía: Al visitar las plantaciones de caña de azúcar y destilerías donde nace cada gota del ron, se aprende a valorar el trabajo de los maestros roneros como Luis Figueroa y la tradición de cinco siglos, desde que precisamente los españoles llevamos allá la caña de azúcar. 



En lo personal, porque la naturaleza venezolana no representa un país....¡es todo un continente! Más allá del encanto del ron, los jugos de frutas, las omnipresentes arepas y la carne mechada (¡qué ricos!), las maravillas naturales de Venezuela no se acaban nunca: Del meterse en las junglas del Orinoco, a trepar por los Andes elevándose hasta más de cinco mil metros en su cima nacional. Y por supuesto, maravillarse en la Gran Sabana con los Tepuys, aquellas mágicas mesetas colgadas donde Conan Donyle imaginó un "Mundo Perdido" repleto aún de dinosaurios. 

Especial recuerdo me dejó la expedición Cacique Orinoco en la que, como responsable de la misma, pudimos llevar a casi cincuenta personas de todo tipo a descubrir esa Venezuela profunda: De Caracas a la destilería en Lara. De escalar las cimas del Humboldt y el Bolívar a bajar en kayak y rafting por los rápidos de la cuenca del Orinoco. Cómo lo pasamos, tanto nosotros como nuestros guías y anfitriones venezolanos :) 

Rafting y kayak en la cuenca del Orinoco. 

Campamento Laguna Coromoto, bajo el Humboldt. 

Cima Humboldt (4.992m)


Venezuela, hoy... Despues, no he tenido aun ocasión de volver. Y he seguido con preocupación las noticias de la creciente tensión y fractura entre los propios venezolanos, que por momentos daban sensación al exterior que acabarían divididos en dos bandos irreconciliables.

 Desde aquí, hoy, solo quiero desearles que este fin de semana sea el principio de la limpieza de esa herida y una progresiva sutura de la brecha que hoy divide al país. Y ojalá, pronto, pueda tambien volver yo a trepar por allí, entre los frailejones que dominan las vistas sobre la Laguna Coromoto y con el Pico Bolívar dominando el paisaje desde lo alto. 

¡Viva Venezuela!

Amanecer sobre las cimas andinas de Venezuela.  
___


MAS SOBRE RUTAS DE MONTAÑA Y MATERIAL DE TRAIL RUNNING.
_________________________
Info redactada por Mayayo Oxígeno para Blog personal Mayayo






No hay comentarios:

Temas afines:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
http://mayayo.blogspot.com/kgkki5g.html