27 jul. 2016

LAVAREDO ULTRA TRAIL 2016: CRÓNICA PERSONAL MAYAYO Y VIDEO JEAN-NOEL.

.

¡DOLOMITAS! Cuando lo tuyo es la montaña, es imposible no haber soñado alguna vez con esos verticales imposibles. Con esos nombres de leyenda: Tre Cima, Cinque Torri, Canazei…. Sea en la escalada clásica, en el alpinismo heroico o en las más recientes carreras de montaña, este macizo siempre está presente como referencia en el mundillo montañero.

La Tre Cime di Lavaredo; Icono del alpinismo mundial, tal como se vive en carrera.  

_____________________


DEL GUADARRAMA A LOS DOLOMITAS


Nunca había tenido ocasión antes de visitar estas montañas, hasta que gracias a Luis pude hacerlo en dos tandas: La primera, una visita a sus primos menores, los Dolomitas de Brenta. Allí pude ya sentir los primeros síntomas de esa adicción a lo vertical. Esos muros enhiestos y los pequeños pueblos alpinos agazapados a su vera. Segunda visita y es vez sí, ruta clásica de clásicas subiendo desde Cortina D´Ampezzo a buscar la mítica imagen del sendero en zigzag que define la Dolomites Skyrace sobre Canazei.  Vuelta a casa con un solo pensamiento…¡quiero más!




El momento perfecto para vivir Dolomitas a lo grande era, por supuesto, Lavaredo Ultra Trail. Sus 119k/D+6.000m ofrecen una fabulosa panorámica del Macizo. Una travesía entre torres, barrancos e históricos refugios que por mi cuenta podría llevarme semanas recorrer. Y es que, aunque algunos se nieguen aun a verlo, las carreras de montaña abren el camino para descubrir, pisar y hacer un poco nuestras, grandes montaña del mundo entero.

Y hacerlo además en compañía de muchos otros apasionados como nosotos, jaleados por unos voluntarios que nos acogen en su casa con ilusión y cariño. Apoyar las carreras de montaña es hacer escuela día a día para aprender a amar los pueblos y tierras que las  cobijan…y permitirles además vivir con dignidad de lo mejor de su historia y tradición.

En todo esto iba pensando cuando, ya dorsal al pecho y en mitad de la noche, remontaba los primeros kilómetros de Cortina d´Ampezzo en adelante pasando poste tras poste que marcaba el Parc Naturale Dolomiti di Cortina d´Ampezzo. Que enorme contraste este apoyo al trail que vemos en las Aiguilles Rouges de Chamonix, en el Gran Paradiso de Val d´Aosta y en tantos grandes parques,  con la cerrazón de algunos gestores de parques que condenan a los pueblos que los rodean a vivir del ladrillo, de espaldas a sus propias montañas.

Además, los transalpinos tienen de siempre una chispa especial para echarle magia a sus cosas de montaña. Esa cuenta atrás con los acordes de "La Muerte tenía un precio" no es fácil de olvidar, no...



La noche en Lavaredo se emplea en ganar terreno a ritmo ágil por pistas y senderos fáciles, de modo que el amanecer nos sorprenda ya en condiciones de afrontar una travesía alpina más exigente, a paso más lento…y enlazando cima tras cima con enormes panoramas.

Así, los primeros 33km hasta Federavechia me llevaron apenas 4h52 a un ritmo de 7kmh, algo muy agil en una ultra montañera de 119k. Aun asi, el pelotón italiano corre a gran ritmo en la salida y a estas alturas voy aun el 522 de los 1.500 inscritos. Al final, estos derroches y la propia exigencia de carrera pasarán factura y acabaremos menos de mil.


Por desgracia, mi gps se ha liado y al pasar por aquí veo que cuenta muchos km de más. Hoy no tendré buenas referencias en carrera. Lástima… Idealmente, me gustaría poder andar alrededor de las 20 horas como objetivo deportivo, pero el exceso de trabajo las semanas antes han hecho imposible preparar adecuadamente la carrera. En fin, tanto da. Hemos venido aquí a descubrir los Dolomitas. Y para eso, tanto da si lleva un par de horas de más. Casi mejor, incluso…

Amanecer sobre Ref. Auronzo. Espectáculo de alta montaña. 


Amanece mientras remontamos penosamente la dura ascensión al Refugio Auronzo, colgado ya a 2.300m de altitud. Punto clave, donde la gran favorita Rory Bosio llega primera, pero llega a duras penas y se detiene largo rato al borde del abandono, mientras como y bebe dejando pasar a todas sus grandes rivales. Cuando yo llego un buen rato después, ya hay cola en el buffet de sopa y pasta que aquí tenemos. Curiosamente, tomo mi bandeja y voy a sentarme casi en el  mismopunto donde Rory estuvo parada ese rato. Aun está aquí tirada una manta de supervivencia, esa mágica armadura con que todos buscamos resguardamos cuando llega el bajón.

El tramo de 19km que nos ha traído desde Federavechia a Auronzo ha sido feroz. Sumamos ya casi 49k en carrera, pero esta dureza será ya la tónica de los 70k que aun restan. Es más, irá progesivamente en ascenso con los últimos 30k aportando un sube-baja feroz. Pero aun no lo sabemos…dejamos Auronzo tras una larga parada y retomamos el camino en 8h21. Curiosamente, durante los primeros 100km de carrera mi puesto en el pelotón apenas varía. Durantes 18 horas me muevo siempre entre el 545 y el 564. O sea, que fluyo con la marea, como uno más.

Pero el camino, el camino es lo que vale. Salir de Auronzo para darse de manos a boca con la tre Cima di Lavaredo es algo mágico, magnífico. Uno tras otro nos quedamos ahí pasmados. Miramos a lo alto de los muros. Luego al profundo abismo que se abre a sus pies. Despues, a lo lejos, disfrutando unas vistas que no se acaban nunca… Fotos, sonrisas y una euforia descontrolada. Para esto hemos venido a correr. En este tramo reencuentro al bilbaíno Remo con quien ya echamos un buen rato en el dorsaleo. Compartimos alegría y kilómetros de descenso.




Cimabanche y el Rifugio Col de gallina son los dos avitus que jalonan el paso hacia el km95. En lo alto, las nubes se van cerrando y amenzan tormenta, pero nosotros seguimos todo a ritmo. ¿Cómo son los avitus en Lavaredo? A mí me encantan, siempre un poco de todo. Salami, pasta, sopa, chocolate, pasteles, isotónico, coca-cola, sírvase usted… Llevaba conmigo el lote habitual de geles y barritas, pero confieso que apenas tome una de ellas y punto, ya que además la “comida artificial” me entra hoy fatal, me da arcadas.

Así pues, hoy será todo comida de la carrera. Mejor y más sabrosa, aunque no poder repostar en marcha entre avitus me costará alguna pájara, cierto es. Dejamos el encantador Rifugio Gallina muy contentos. Son 25km a meta, esto está hecho…. ¡Tururu!




La organización nos espera con un postre de carrera contundente en estos últimos 25km a meta. Subimos y bajamos de continuo: Primero remontando el infinito barranco de y luego por fin coronando el Passo Giau en el 103km. Todo esto tramo lo paso partido en dos: Una parte de mi babea entre barrancos y farallones, siempre pegados a ríos de aguas blancas que caen de los glaciares. Otra parte de mí, la misma que ha roto el flamante bastón de carbono que porteaba, se acuerda con cariño de la familia del trazador. Pero hombre, con lo que ya llevamos a cuestas, era este arreón el camino más lógico a Cortina?


Pese a ello, sigo avanzando a ritmos de 5,5kmh. Aun con esas,  el pelotón va ya tan castigado que en los escasos 13km de Gallina al Passo Giau me aupo 60 puestos y paso el 422. De ahí a meta, se desata la tormenta. Me pilla en plenos altos, arrancando el descenso y la cosa se pone difícil, el frío y el granizo muerden hasta que termino de arroparme. Una vez envuelto, puedo tirar a gusto. Ahora si agradezco haber apostado por hacer la prueba a fondo del equipo completo de ultras de TNF aquí en Lavaredo.




 Siendo la marca americana el sponsor principal de carrera, me pareció el maridaje más adecuado Y no me arrepiento: Mallas piratas, camiseta corta y manquitos, todo cubierto con la chaqueta de membrana 10k/10k de la casa y venga a darle bajo el tormentón. Afortunadamente, los rayos no suenan cercanos, sino en estos farallones muy probablemente se verían obligados a neutralizar carrera.

Al fin, paso el ultimo control y el terreno afloja considerablemente. Llevamos 103km resueltos en 19h42. Es el momento de meterse un par de geles y dar un buen empujón a meta, buscando correr lo más posible por los senderos fáciles y pistas que van buscando Cortina. Pero no me llama, la verdad. Estoy a gusto y aunque sé que me iré a cerca de 23 horas, apenas troto en todo este tramo final. Ando ligero, sí. A la vez, voy saboreando lo visto y vivido. Todos contentos con la meta a tiro, charlamos entre nosotros. Te acoplas un rato con uno, luego con otra, cada cual según su gusto en este tramo final

¡CORTINA! El tramo urbano de vuelta al Campanile parece que no acaba nunca, pero aquí estamos ya. Meta en 22h56 para el puesto 416 de los 1500 inscritos y 973 finalistas. Y la anécdota de que apenas unos minutos tras de mí llega Michel Poletti, fundador del Ultra Trail Mont Blanc y todo un veterano ultrero. Un placer compartir meta con el en esta Lavaredo Ultra.



En lo deportivo, ha sido un día flojo. En lo personal, una delicia. Pisar tantos rincones míticos de Dolomitas del tirón, vivirlos y hacerlos un poco míos. Eso se quedará para siempre conmigo.
Gracias a Luis, por haber prendido la llama; gracias a Sara e Inés por haberla avivado.

Y por supuesto gracias a Simone y Cristina por soñar primero y mantener viva esta hoguera después, reavivándola año tras año. Unas llamas en las que, de verdad, vale la pena dejarse abrasar alguna vez en la vida. O varias… 

_______________________


INFO PRÁCTICA. 

MATERIAL EMPLEADO: Zapatillas Mallas TNF, Camiseta corta TNF, Chaqueta impermeable-transpirable, bastones Raidlight carbono plegables, GPS Suunto Ambit3 Peak, mochila Salomon Ultra sense set 3L.

PASO DE PARCIALES: Por si alguien le pudiera servir de referencia, os dejo aquí mis parciales en carrera, incluida la posición en el pelotón. Por desgracia, no puedo dejaros el track de mi gps ya que primero midió de más mientras estuvo en activo y segundo su batería llegó hasta las 20 horas de carrera. Estupendo rendimiento, para inferior al que necesité yo para hacer meta esta vez, como podeis ver abajo



_________________


VIDEO LAVAREDO ULTRA TRAIL POR JEAN NOEL. 

Correr por los Dolomitas es ante todo y sobre todo un viaje a lo mejor y más bello que pueden ofrecernos las montañas. En mi caso, tuve además la suerte de compartir muchos kilómetros en carrera con todo tipo de compañeros. Desde un bilbaíno a una polaca. Y entre ellos, Jean-Noel, todo un artista del video cuyo teaser de Lavaredo os dejo aquí. Las imágenes que recoge son en gran parte, pura poesía para quienes amamos los rincones alpinos. 



1 comentario:

Rafa Rivilla dijo...

Impresionante carrera, felicidades, son de las carreras que todos queremos realizar en la vida.

Temas afines:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
http://mayayo.blogspot.com/kgkki5g.html